lunes, 8 de diciembre de 2014

CORREOS: ¿LICENCIA BANCARIA?

Antes de que sus señorías, diputados del Congreso, se pronuncien hoy, les cuento algo de aquel "Banco de Correos", al que los amigos conocíamos como Caja Postal y que desde 1998 es pura historia de los estreñimientos financieros.

El 14 de Junio de 1909, el Ministro de Gobernación de España, Juan de la Cierva Peñafiel refrendaba la ley de Bases para la reorganización de Correos y Telégrafos, junto con el Director General de Correos y Telégrafos, a la sazón Emilio Nuño Berte. En el artículo único de esta ley se autorizaba al Gobierno para reorganizar los servicios de Correos y Telégrafos y para implantar, entre otros, un servicio de Caja de Ahorros. No pierdan de vista que hablamos de los albores del pasado siglo XX.




Con esta autorización, en 1912, siendo ministro de Gobernación Santiago Alba Bonifaz, se constituía efectivamente el Consejo de Administración de Caja Postal de Ahorros, S. A., aunque fue preciso esperar hasta el 29 de Febrero de 1916, cuando mediante una Real Orden se autorizaba a la Caja Postal de Ahorros, S. A. para que comenzara la prestación de sus servicios el día 12 de Marzo de 1916. El Director General de la naciente Caja Postal de Ahorros, S. A. era José Francos Rodríguez.

Corriendo la historia, en 1960, Caja Postal de Ahorros, S. A., había ampliado de hecho los servicios que prestaba a abrir cuentas corrientes, comprar y vender valores y dar créditos en algunas líneas específicas.







En 1972, Caja Postal de Ahorros, S. A., aprueba su nuevo estatuto, mediante Real Decreto 2121/1972, que la configuraba como una Entidad de Derecho Público con personalidad y patrimonio propios e independientes del Estado, la autorizaba a disponer de una red de oficinas propias y reducía las restricciones que tenía en materia de crédito.

Los beneficios obtenidos por la Caja Postal de Ahorros, S. A., en el ejercicio de 1982 ascendieron a 6.249 millones de pesetas, lo que supuso una rentabilidad media neta del 2,2% sobre el saldo medio de los depósitos. Esta rentabilidad, en la que jugó de forma especial la colocación de buena parte de los recursos ajenos en el mercado interbancario y en financiar parte del déficit del sector público, es de las mayores obtenidas por cualquier institución financiera española.

En aquellos tiempos, tanto el Director General de Correos y presidente del consejo de administración de la Caja Postal de Ahorros, S. A., Ramón Soler Amaro, como Luis Delso, consejero delegado de la entidad, quieren que la Caja Postal de Ahorros, S. A., siga creciendo en el futuro próximo, donde primeramente afianzar su posición de banco al por menor dedicado a la pequeña y mediana empresa y a las economías familiares.

Caja Postal de Ahorros, S. A., tiene en aquellas fechas cinco millones de cuentas corrientes abiertas en las más de 12.000 oficinas que tiene la caja repartidas en toda la geografía española En este sentido, el saldo de recursos ajenos colocados en activos monetarios, mercado interbancario, certificados de regulación monetaria y otros instrumentos de este tipo, alcanzaron la cifra de 77.000 millones

La domiciliación de nóminas en cuentas de la Caja Postal de Ahorros, S. A., y una agresividad comercial importante a la hora de captar recursos del sector público serían las causas inmediatas de un importante crecimiento de los depósitos.

Algunos productos, como los créditos hipotecarios se realizaban a tipos de interés más bajos del mercado, claramente competitivos a la hora de obtener nuevos clientes. El traspaso de cuentas del sector público de otras instituciones financieras a la Caja Postal de Ahorros, S. A., se habría debido exclusivamente a las condiciones ofrecidas, claramente competitivas con las de las demás instituciones financieras.

Caja Postal (de Correos) se convirtió en una fórmula muy popular que basó su crecimiento en su lema "Con la garantía del Estado" pero falleció antes de que rompiera el siglo XXI.


HOY LA MEMORIA DE LA CAJA POSTAL SOBREVOLARÁ POR EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El grupo parlamentario socialista (PSOE) defenderá este martes -9 de diciembre 2014- ante el Pleno del Congreso una proposición no de ley con la que, entre otras “cosas” relativas al servicio postal, pide al Gobierno que "favorezca" que Correos, desde su posición de empresa estatal, pueda contar con una licencia para operar como entidad bancaria.  Y al que suscribe se le cae encima toda la memoria de la Caja Postal “sacrificada” antes de que el siglo XX cerrara su balance de privatizaciones.

Reconoce el grupo parlamentario que la "disminución de volúmenes e ingresos por la actividad puramente postal" que se ha producido durante los últimos años hacen necesario que Correos, como operador público, "diversifique su actividad, aprovechando la capilaridad de su red para obtener economías de alcance", entrando en servicios como los bancarios, financieros y de pago, en los cuales Correos cuenta con los 80 años de experiencia como Caja Postal así como con los servicios de giro y transferencia monetaria. 

Resulta curioso que esta experiencia no fuese valorada –eran otros tiempos- por el entonces ministro socialista Carlos Solchaga cuando en 1991, con el parto de Argentaria, abría la puerta para la posterior liquidación definitiva en 1998 de la Banca pública española donde ejercía la tan histórica Caja Postal criada y amamantada por Correos y por sus gentes.

¿Estamos ante el inicio de un proceso inverso? Tengo mis dudas.


ARGENTARIA, AQUELLA ANTESALA DE LA 

PRIVATIZACIÓN


Argentaria fue una entidad bancaria pública española fundada en mayo de 1991. Fue promovida por el gobierno de Felipe González, que quiso crear un holding público para alentar el proceso de concentración bancaria de cara a la libre competencia de la UE.


Se trataba pues de agrupar las entidades entonces en manos del estado. Así nació la Corporación Bancaria de España (CBE), que enseguida cambió su nombre, por motivos desconocidos, a Argentaria, y que fusionó a los bancos públicos:

Caja Postal de Ahorros
Banco Exterior de España
Banco Hipotecario de España
Banco de Crédito Local
Banco de Crédito Agrícola
Banco de Crédito Industrial


La inmediata privatización de Argentaria se hizo en cuatro fases materializadas en cuatro OPV, las dos primeras en mayo y noviembre de 1993, con Carlos Solchaga y Pedro Solbes al frente del Ministerio de Economía, por el 24,99 y el 23,35 por ciento del capital respectivamente; la tercera fase se materializó en marzo de 1996, coincidiendo en el tiempo con la llegada al poder del Partido Popular, por el 25 por ciento y en febrero de 1998, el vicepresidente Rodrigo Rato ordenó la venta del 29,2 por ciento que todavía quedaba en manos del Estado.

Cuando Argentaria de esta forma fue absorbida por el BBV (que a partir de ese momento añadió la A de Argentaria a su marca resultando la actual BBVA) su capitalización bursátil era equivalente a 10.636 millones de euros, cifra nada despreciable. De hecho, la demanda total de títulos de la última OPV superó en 18 veces la oferta, lo que da idea del interés de los inversores por hacerse con los títulos del tercer grupo bancario español. La Banca pública había muerto.



NEXUS


Antes de la privatización, en 1992 Caja Postal, ya filial de Argentaria, y Correos firmaron un acuerdo conocido como NEXUS en virtud del cual la entidad financiera utilizaba como agentes la red de carteros, sobre todo en áreas rurales.

Aquel pacto suscrito tras un concurso al que también se presentaron BBV (Banco Bilbao Vizcaya), Santander, La Caixa, Caja Madrid y Bankinter tenía una duración de 10 años y requería un desembolso de 60.599 millones de pesetas por parte de Caja Postal. Además, el grupo Argentaria se comprometía a realizar una inversión de 34.800 millones en informática, promoción y formación de personal. Pero aquello no aguantó los 10 años.

El Tribunal de Defensa de la Competencia admitió un recurso presentado por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y la Unión de Cooperativas de Crédito contra aquel pacto suscrito por Caja Postal y Correos para que la entidad pudiera comercializar sus productos a través de los carteros. Las cajas sostenían que esta práctica atentaba contra la libre competencia. Y adiós Nexus, bienvenido Deutsche Bank, BanCorreos disimulando.


PROPOSICIÓN NO DE LEY



A ver como respiran sus señorías, en el momento de pronunciarse sobre esta propuesta algo forzada, en mi opinión, aunque me malicio que en este terreno la "respiración" de sus señorías será una respiración muy asistida por el sistema financiero y sus aledaños.

Esta "herramienta" está regulada en el artículo 195 del Raglamento del Congreso de los Diputados que básicamente establece que "la proposición no de ley será objeto de debate, en el que podrá intervenir, tras el Grupo Parlamentario autor de aquélla, un representante de cada uno de los Grupos Parlamentarios que hubieren presentado enmiendas y, a continuación, de aquellos que no lo hubieran hecho. Una vez concluidas estas intervenciones, la proposición, con las enmiendas aceptadas por el proponente de aquélla será sometida a votación".

En cualquier caso, creo que no debemos esperar grandes titulares, y sí más de alguna salida por las tangentes, cotangentes, senos y cosenos.

1 comentario:

  1. Hola,

    Esto es para informar al público en general que la señora HENRIETTA FERNANDO, una Prestamista de préstamos privados ha abierto una oportunidad financiera para todos en la necesidad de cualquier ayuda financiera. Necesitas un préstamo ? ¿Necesita un préstamo para cancelar sus deudas o financiar su proyecto? ¿Ha sido rechazado por los bancos y otras agencias financieras? No busque más, porque estamos aquí para todos sus problemas financieros. Ofrecemos préstamos rápidos y confiables a un tipo de interés del 2% a personas, empresas y sociedades independientemente de la nacionalidad del cliente. Nuestros términos y condiciones y claro y muy comprensible.
    No se requiere chequeo de crédito, 100% garantizado.

    Envíenos un correo electrónico a: (henriettafernandoloanfirm@gmail.com)

    ResponderEliminar